¿Hiciste una solicitud de crédito pero la respuesta no fue la que esperabas? No te desanimes, no siempre se logra obtener un crédito en el primer intento. El detalle está en averiguar porqué fue no se aprobó tu solicitud y así mejorar tus posibilidades la próxima vez que apliques.

Antes de volver a aplicar, es importante que analices tu situación con absoluta objetividad. Un tip excelente es revisar tu información como si tú fueras un otorgante de crédito. 

Ahora, si no sabes por dónde empezar, enseguida te compartimos cuáles son las razones más comunes por las que no se aprueba una solicitud de crédito. Toma en cuenta que esto aplica para la mayoría de las solicitudes sin importar el tipo de crédito. Además, en muchas ocasiones, basta con una de estas razones para que no se apruebe tu crédito

3 Razones por las que no se aprueban las solicitudes de crédito

#1 Tu historial crediticio:

Las instituciones quieren saber cuál es tu comportamiento crediticio, es decir: tu reputación con los pagos. Hay dos formas en las que el historial crediticio puede evitar que recibas un crédito: si tienes una baja calificación crediticia o si no tienes ningún historial. 

Tal como lo hemos platicado antes, el problema no es estar en Buró de crédito, sino estar ahí con un mal historial.  En México, las Sociedades de Información Crediticia, ya sea Buró o Círculo de Crédito, no sólo reportan tu historial crediticio sino que te asignan una calificación de acuerdo al comportamiento crediticio que vas demostrando. 

Tener una baja calificación crediticia es una de las primeras señales de alerta para los otorgantes de crédito ¿Por qué? Piénsalo de esta forma: ¿le prestarías dinero al amigo que tiene la mala fama de no pagar a tiempo, o incluso de nunca pagar? Nadie te juzgaría si buscas una excusa para no prestarle. 

Por otro lado, es posible que no cuentes con un historial crediticio y eso también tiene sus consecuencias. En este caso es como prestarle dinero a un completo desconocido: no sabes si es puntual con los pagos o si en verdad te puede pagar.

#2 Tu capacidad de pago:

Este punto es muy importante para mejorar tu solicitud de crédito y se ve reflejado principalmente en tus ingresos. Demostrar que eres capaz de pagar tu deuda hace que los otorgantes de crédito se sientan más cómodos con aprobar tu solicitud. 

Hay tres puntos que pueden poner en duda tu capacidad de pago:

  1. No tener ingresos suficientes: No se trata de ser rico, sino de la proporción que hay entre tus ingresos y el monto que estás solicitando. 
  2. No tener ingresos estables: Si el flujo de tus ingresos es muy drástico existe la posibilidad de que no califiques como un perfil de confianza.
  3. No demostrar ingresos: Aunque este punto no sea un requisito para todos los otorgantes, hay quienes no proporcionan las referencias o los documentos necesarios y pierden la oportunidad de ser evaluados en este punto.

#3 Tu información:

Seguramente al hacer tu solicitud de crédito no sólo te pidieron un comprobante de ingresos, sino otros documentos como tu IFE o INE, comprobante de domicilio o estado de cuenta. Sin duda, esta información es crucial para validar tu perfil así que debes asegurarte de compartirla sin errores.  En este punto los errores más frecuentes son:

  • Entregar documentos inválidos (por ejemplo: que hayan expirado)
  • Entregar documentos ilegibles (como un documento mal escaneado) o encriptados (un documento digital con contraseña)
  • Ingresar datos incorrectos en el formulario (como abreviar tu nombre o tener “errores de dedo”)
  • No completar tu formulario

La buena noticia es que, ahora que sabes cuáles son las razones por las que tu solicitud de crédito no pudo ser aprobada, te puedes preparar para tu próximo intento.

Opciones para mejorar tu próxima solicitud de crédito

 Afortunadamente muchas instituciones de crédito, como Digitt, te ofrecen la oportunidad de volver a aplicar. Así que, mientras tanto, te recomendamos que intentes lo siguiente:

También puedes preguntarle a la institución cuáles fueron los motivos por los que no pudo ser aprobada tu solicitud de crédito. Por lo general, las instituciones de crédito tienen la disposición de compartirte esta información e incluso puede que la incluyan desde un inicio para ayudarte con tu próxima solicitud.

¡Ahí lo tienes! Tómate un momento de tu día y analiza tu perfil tal como lo haría un otorgante de crédito. Verás como mejoran tus posibilidades después de este análisis.