En ocasiones las compras que realizamos son guiadas únicamente por nuestras emociones, sin pensar de forma racional si tendremos el dinero para pagarlas, aunque sean a meses sin intereses. Y no estoy diciendo que el crédito sea malo. De hecho, las tarjetas de crédito tienen grandes ventajas, una de ellas es construir tu historial crediticio. El problema viene cuando no hay organización para pagar antes de la fecha límite, por lo que nos atrasamos en el pago y empezamos a dejar de pagar nuestro crédito poco a poco.

Pero, ¿cuánto afecta la deuda a mi historial crediticio?

Primero, hay que aclarar que aparecer en Buró no es malo. Si hemos tenido tarjeta de crédito, de tiendas departamentales, crédito automotriz o hipotecario, en ese momento se nos da de alta en una Sociedad de Información Crediticia (SIC), ya sea en Buró de Crédito o en el Círculo de Crédito. Allí se nos va reportando todos los créditos que vamos tramitando durante toda la vida y se puede observar si somos buenos o muy malos pagadores.

Ahora, si fuimos malos pagadores, dicha marca puede quedarse hasta ¡6 años! en nuestro historial crediticio. Todo depende del monto de nuestro crédito. Dichas cantidades varían con el tiempo. Puedes revisarlas en todo momento en la página de la CONDUSEF o en la Ley para Regular las Sociedades de Información Crediticia. Los cálculos se hicieron de acuerdo al valor de la UDI al 10 de marzo de 2019:

  • Deudas menores o iguales a 25 UDIS ($156.15 pesos), se eliminan después de un año.
  • Deudas mayores a 25 UDIS ($156.15 pesos) y hasta 500 UDIS ($3,123.02 pesos), se eliminan después de dos años.
  • Deudas mayores a 500 UDIS ($3,123.02 pesos) y hasta 1000 UDIS ($6,246.05 pesos), se eliminan después de cuatro años.
  • Deudas mayores a 1000 UDIS ($6,246.05 pesos), se eliminan después de seis años siempre y cuando: sean menores a 400,000 UDIS ($2,498,422.80), el crédito no se encuentre en proceso judicial y/o no hayas cometido algún fraude en tus créditos.

Como puedes observar, con “poco dinero” puedes perjudicar tu futuro de los próximos 6 años. Por eso es importante siempre cuidar tu historial crediticio ya que si quieres pedir un préstamo para un carro o una casa, será difícil conseguirlo si ya te calificaron como un mal pagador.

Consejos para mejorar tu historial crediticio

Si te encuentras en la situación de que solo estás pagando el mínimo (o ya ni eso :v), aquí te dejo algunos consejos para que puedas librarte de esas deudas que te quitan el sueño:

 

1. Refinancia tu deuda

La mayoría de los problemas se resuelven hablándolos y esta no es una excepción. Ve a hablar con tu banco y platicale tu situación. Ellos tienen la posibilidad de reorganizar tu deuda y ofrecerte un plan de pagos que puedas cumplir.

Pero si lo que quieres es ahorrarte tiempo de tener que ir físicamente a la sucursal y evitar formarte más de una hora para que te atiendan, te recomiendo que refinancies tu deuda con Digitt. Todo el proceso es 100% online y puedes completar tu solicitud en menos de 5 minutos.

 

2. Consigue un préstamo barato

Pareciera imprudente tener que pedir prestado dinero para pagar otro préstamo, pero esto no siempre es una mala idea. Imagínate por ejemplo que dejaste de pagar tu celular nuevo en la tarjeta de crédito. Han pasado 2 meses y te han estado cobrando 70% en intereses (no es broma). Sin embargo, podrías solicitar un préstamo inmediato con una tasa anual del 35% y de esta forma estarías ahorrando la mitad de dinero en intereses.

Ojo, tienes que tener cuidado con esta arma de doble filo, ya que si no pagas totalmente la deuda y decides gastarte el dinero prestado en otra cosa, ya no tendrás una deuda ¡sino dos!. Y como dicen por ahí, te saldrá más caro el caldo que las albóndigas.

 

3. Revisa tu historial crediticio

Te recomiendo que consultes tu historial crediticio frecuentemente. ¡Es gratis! si lo solicitas una vez al año. Puedes realizar el trámite directamente con Buró en este link. De igual forma, cuentan con un servicio gratuito llamado “Alértame”, donde cada mes te envían un correo con un resumen de los cambios que ha tenido tu historial crediticio, ya sean nuevos créditos o modificación de tus datos. Es muy útil también para vigilar si en alguna ocasión llegan a solicitar un crédito a tu nombre sin tu consentimiento.

Así que no hay pretexto para quedarse de brazos cruzados viendo como el banco te quita tu sueldo cada quincena en intereses por tus créditos. Pon manos a la obra y sigue estos consejos de inmediato si te encuentras en esa situación.

Recuerda que en Digitt podemos ayudarte a reorganizar tu deuda y mejorar tu historial crediticio a través de un plan sencillo de pagos fijos a una tasa mucho más baja que los bancos.