Hace un par de semanas recibí dos llamadas, una al día siguiente de la otra. Muy poco tiempo después de contestar noté que en ambas ocasiones se trataba de un fraude telefónico, en el que intentarían obtener la información de mi tarjeta de débito.

Para evitar que más personas sean víctimas, hoy quiero platicarte cómo fue la llamada, cómo detecté que se trataba de un fraude y cómo puedes evitarlo.

En ambas llamadas se trataba de dos mujeres perfectamente capacitadas, sonaban muy similar a las personas que trabajan en los centros de atención telefónica de los bancos. Así fue la conversación:

 

-Señorita Fraude: Hola, hablamos del centro de atención a clientes del Banco X. ¿Tengo el gusto con el Señor García?

-Yo: ¿Qué se le ofrece?

-Señorita Fraude: Hablo de parte del Banco X, para informarle que haremos una bonificación de $2,600 pesos a su tarjeta de débito que inicia con la numeración 4152, ya que hemos estado haciendo un cargo equivocado a su tarjeta de crédito, por un seguro que no deberíamos haberle cobrado.

¡Ojo! En este momento detecté que se trataba de un fraude telefónico por dos razones principales:

  • Como fundador de Digitt, tengo conocimiento de cómo funcionan las tarjetas. Lo que debes saber es que todas las tarjetas de crédito y de débito siguen una numeración estándar. El primer dígito indica si tu tarjeta es Visa, MasterCard o American Express y los siguientes 6 dígitos indicarán el tipo de tarjeta, el país y el banco emisor.

No te dejes sorprender ni confíes si la persona que te llamó sabe los primeros 4 dígitos de tu tarjeta de débito o incluso si sabe los 16 dígitos (más adelante sabrás porqué).

En este artículo podrás entender qué significan los números de tu tarjeta de débito o crédito.

  • La segunda razón por la que supe que se trataba de un fraude telefónico, es porque reviso frecuentemente los movimientos de mi tarjeta de crédito y sabía que no me habían hecho ningún cargo equivocado.
    Te sugiero hacerlo, revisa los movimientos de tu cuenta al menos una vez por semana. Si en el momento de la llamada tienes duda, también podrías entrar a la aplicación o banca electrónica del banco y verificarlo.

Aún sabiendo que era fraude, decidí divertirme un poco y tratar de investigar a qué quería llegar nuestra amiga fraudulenta. Sigamos con la conversación:

Yo: ¡Wow! ¡qué buena noticia! ¿qué necesita para hacerme la bonificación?

Señorita Fraude: Es muy fácil Sr. García, por seguridad indíqueme los 16 dígitos de su tarjeta de débito.

Yo: Claro, ¿también necesitarás la fecha de expiración y el código de seguridad (CVV), verdad?

Señorita Fraude: Así es Sr. García.

¡Ojo! Jamás, jamás, jamás compartas esa información de tu tarjeta, a nadie y por ningún motivo.

En ese momento me reí y le pregunté: ¿no te da pena ser una ladrona?

No puedo escribir lo que me contestó, no podemos escribir tantas groserías en nuestro blog. Me reí más y le dije que me encargaría de compartir con el mundo su manera de robar para que cada vez lo logre menos. Me mentó la madre una vez más y colgó.

La segunda llamada que recibí fue muy similar, con la única diferencia de que la mujer que me llamó era aún más profesional y conocía más información. Sabía mi nombre completo, los 16 dígitos de mi tarjeta de crédito y mi dirección. En este caso me solicitaba nuevamente la fecha de vencimiento y código de seguridad de mi tarjeta de crédito, para hacerme una devolución.

Un día antes había realizado una compra por internet en una aerolínea mexicana, en donde ingresé toda esa información. No puedo asegurarlo, pero hay una alta probabilidad de que los datos de mi tarjeta y datos personales hayan sido robados en esa compra (para evitar que eso te pase lee este artículo que en el que te decimos cómo comprar en internet de forma segura).

De nuevo, lo importante es que estés alerta y que jamás compartas la información confidencial de tu tarjeta de débito o crédito, nadie tiene porqué solicitarla. Si te quedas con la espinita y tienes la duda de si realmente se trata de un reembolso que deben hacerte, cuelga y llama directamente al teléfono de atención a clientes de tu banco.

Ya sabes cómo opera este fraude y cómo evitarlo, comparte este artículo para que cada vez menos gente sea víctima. Juntos podemos evitarlo.