Alguna vez te has preguntado ¿Cuál es la principal diferencia entre una persona rica y una persona pobre económicamente? Quizás hayas pensado que depende de su inteligencia o de su suerte, pero no, la principal diferencia es que los ricos saben administrar muy bien su dinero y los pobres no.

En este artículo vas a aprender por qué es importante y cómo hacer un presupuesto que te ayude a ser experto en administrar tu dinero correctamente.

Presupuesto

¿Por qué es importante hacer un presupuesto?

El presupuesto es una herramienta que nos ayuda mucho más que solo administrar nuestro dinero, también nos permite lograr nuestras metas.

 

Define tus metas.

El primer paso que debes de tomar en cuenta al hacer tu presupuesto es en definir tus metas. Por ejemplo, irse de vacaciones al final de este año, liquidar tu deuda de tarjeta de crédito o terminar de pagar tu carro. ¡Es muy importante que fijes tus metas para que no pierdas la motivación de llevar un presupuesto y que el esfuerzo se mantenga!
En este artículo te enseñamos más sobre cómo fijar y lograr todas tus metas financieras.

 

Reúne información.

Comienza a llevar el registro de todos tus ingresos y cada uno de tus gastos. Si usas tarjetas de débito o crédito para realizar tus pagos, utiliza tus estados de cuenta para registrar en qué y cuánto gastas. Si no utilizas uno de estos métodos de pago, cada vez que hagas un gasto ¡anótalo! en tu celular, en una libreta o donde tu prefieras. Haz esto al menos durante 2 meses para obtener suficiente información sobre tus gastos.

Llevar un registro de tus gastos además de ayudarte a darte cuenta en qué gastas tu dinero te permite controlar tu consumo.
Por ejemplo, si cada mes pagas $200 de luz y el último mes te llegó un recibo por $300, te darás cuenta del aumento y podrás regularizar tu consumo.

 

Ordena la información.

Una vez que hayas reunido la información necesaria sobre tus ingresos y gastos, ¡es momento de ponerle un orden!

Empieza, anotando tus ingresos, de esta forma sabrás de cuánto dispones, después tus gastos fijos, (son en los que gastas la misma cantidad todos los meses, renta, agua, luz, teléfono, colegiaturas, etc.), luego los gastos variables (Estos gastos son los más fáciles de reducir y el monto cambia mes con mes, por ejemplo, comidas fuera de casa y ropa).
¡Te recomiendo que tanto tus gastos fijos como tus gastos variables los anotes del más importante al menos importante!
De esta manera si en algún punto es necesario que reduzcas o elimines tus gastos podrás comenzar de abajo hacia arriba, ya que estos son los menos necesarios para ti.

Te sugiero que descargues este planificador financiero que utilizan los expertos para administrar sus finanzas personales. ¡Es gratis y te ayudará a ordenar tu información!

 

¡Realiza los ajustes necesarios a tu presupuesto!

Ya que tienes tu presupuesto ordenado, revísalo periódicamente y haz los ajustes necesarios para poder lograr tus metas. De esta manera tu presupuesto será funcional y no un simple archivo con un montón de números y letras.

¡Ahora sí, manos a la obra! Ya sabes cómo armar un presupuesto que te ayudará a administrar tu dinero y cumplir todas tus metas. Una vez que comiences a hacerlo verás que es realmente fácil y muy útil.