Ya llegó la época de pagar aquellas compras a meses sin intereses del Buen Fin (algunos hasta aprovecharon el Black Friday y Cyber Monday), de los regalos de navidad, intercambios, viajes a la playa, predial, verificación del carro, colegiaturas, renta o hipoteca…. Y mejor me detengo ahí, porque no quiero empezar a preocuparte, ¡sino lo contrario!, ayudarte con la famosísima cuesta de enero.

Como has visto, es común que tengamos varios gastos al final del año y a menos que nos caiga dinero del cielo, la solución para ocuparte de esto es generar más ingresos o gastar menos. Así de fácil, tuvimos un par de meses con muchos gastos, es lógico que tendremos otro par de meses ahorrando lo más que podamos para compensar (a menos que quieras endeudarte y seguir gastando sin medida). Así que primero te comparto un par de consejos para gastar menos:

Deja de usar tu tarjeta de crédito en la cuesta de enero

¡Métela al congelador si es necesario! o déjala en casa guardada en un cajón. El punto es que no te endeudes más de lo que ya pudieras estar endeudado. Si no lo puedes pagar de contado o en efectivo, definitivamente no es momento de comprarlo. En caso de que en verdad sea una necesidad, busca la forma de pedirlo prestado a un familiar o alquilarlo, será un gasto mucho menor a que si lo compraras nuevo.

Pero si de plano te das cuenta que no podrás pagar la mensualidad de tu tarjeta, averigua si puedes regresar la compra. Algunos comercios te lo permiten si sigues conservando tu ticket.  Si no, puede que tu mejor opción sea transferir tu deuda a Digitt ya que aparte de que te cobramos mucho menos interés, puedes escoger el plazo que mejor te convenga.

No más gastos fuera

Se terminaron las comidas fuera de casa y salir a gastar como si no hubiera mañana con los amigos o con el novio o la novia los fines de semana. Ármate de una buena despensa para que puedas cocinar tu propia comida tanto para el desayuno, comida y cena. Te puedes ahorrar hasta la mitad de tu gasto diario en comidas preparándolas tú mismo. Desempolva esos juegos de mesa u organiza una tarde de películas o series para convivir con tus amigos o pareja. Busca cualquier entretenimiento que no exija desembolso de dinero. No siempre se tiene que gastar para divertirse.

Ahora, una vez que ya pudiste ahorrar algo de dinero, te recomiendo lo siguiente para aumentar también tus ingresos para esta cuesta de enero:

Aprovecha tus regalos

¿Te dieron una tarjeta de regalo? ¿Ropa o accesorios que no te gustaron tanto? Es una buena oportunidad para rebajar un poco el precio y puedas venderlo para convertirlo en efectivo (claro que no se lo ofrezcas a esa persona que te lo regalo, no queremos enemigos para la siguiente Navidad).

De igual forma puedes aprovechar estos días para hacer una limpieza de tu closet e incluso de tu casa completa para sacar todo aquello que ya no ocupas y solo está acumulando polvo. Seguro podrás encontrar algo que ya no sea muy necesario para ti pero que para otra persona será lo justo que necesita. Hay varias páginas en Internet donde puedes vender cosas de segunda mano o incluso, puedes publicarlo en tus redes sociales y tener un trato más directo y confiable.

Busca una segunda fuente de ingresos

Que uno de tus propósitos de Año Nuevo sea buscar otra fuente de ingresos. Seguro has escuchado el dicho de “no poner todos los huevos en una misma canasta”, pues aplica también para tus ingresos de tu trabajo actual. Si no te alcanza para pagar tus deudas con lo que percibes actualmente, empieza por aprovechar tu tiempo de fin de semana para vender algo, ya sea ofreciendo tus servicios profesionales a conocidos o incluso puedes empezar un negocio o emprendimiento. Esa idea “loca” que se te ocurrió en la cena familiar de Navidad, es hora de poner manos a la obra y hacerla redituable.

Cobrale al SAT

Año Nuevo, facturas nuevas. Y así como en este mes empieza la cuesta de enero, también inicia un año fiscal nuevo. Así que ¡desde ya! empieza a solicitar facturas por gastos relacionados con honorarios médicos, visitas al dentista, primas de seguros de vida o de gastos médicos mayores, aportaciones a tu cuenta de retiro, colegiaturas y cualquier gasto que se considere como deducción personal. Esto para que en tu Declaración Anual (en abril si eres persona física), puedas lograr un saldo a favor de hasta el 10% de tu salario anual. En la página oficial del SAT puedes buscar la lista completa de las deducciones personales e incluso en 2018, incluyeron un simulador que toma en cuenta tus facturas y puedas de antemano saber si tienes un saldo a favor. Si tu cuesta de enero dura hasta abril, puedes aprovechar este dinero extra para decirle ¡adiós! de una vez por todas.

Así que aprovecha esta cuesta de enero para poner en orden tus finanzas personales y evitar que tus decisiones del mes anterior perjudiquen todo el año. De igual forma te recomiendo que este nuevo año, planees tus gastos e incluso, ahorres para un pago de renta/hipoteca por adelantado y aproveches las ofertas de despensa para tener una buena reserva a inicio de año.