Elegir la mejor tarjeta de crédito, entre cientos de opciones que hay en México, no es tarea fácil. En especial cuando todos los bancos están bombardeándote con su publicidad por todos lados y llamándote por teléfono para convencerte de que ellos son la mejor opción.

Sería imposible decir que una tarjeta de crédito es la mejor de todas, o incluso que una es mejor que otra, ya que simplemente no existe la tarjeta perfecta.

Elegir la mejor tarjeta de crédito para tí depende específicamente de tu perfil y tus necesidades. En este artículo te decimos los factores y características que tienes que tomar en cuenta para asegurarte de elegir la tarjeta de crédito ideal específicamente para tí.

Tasa de interés

Muchas veces pensamos que la mejor tarjeta de crédito es la que menor tasa de interés cobra y, aunque es un factor importantísimo, no en todos los casos es cierto.

Si eres totalero, es decir, haces el pago para no generar intereses cada mes (¡como todos deberíamos hacerlo!), entonces la tasa de interés no debe ser un factor tan relevante para tí.

Elegir una tarjeta de crédito, siendo totalero, te permite enfocarte principalmente en los beneficios, el uso que quieres darle a la tarjeta y en otro tipo de costos.

En caso de que no seas totalero, definitivamente este debe ser el factor más importante para tí. Si no eres totalero busca la tarjeta con menor tasa de interés (y, por supuesto, trata de convertirte en totalero lo más pronto posible)

Anualidad y otras comisiones

La tasa de interés no es el único costo asociado a una tarjeta de crédito. La gran mayoría de las tarjetas cobran otro tipo de comisiones.

La anualidad es la más común de ellas y es básicamente una cuota, cobrada una vez al año, por el simple hecho de tener la tarjeta de crédito. El costo de la anualidad generalmente viene relacionado con el tipo de tarjeta de crédito (siendo las tarjetas clásicas las que cobran menor anualidad y las oro y platinum generalmente las más altas) y con los beneficios que otorga (como regla general podríamos decir que a mayor número de beneficios ofrecidos, la anualidad será mayor).

Otro tipo de comisiones que debes tomar en cuenta son: las comisiones por pago tardío, las comisiones por disposición de efectivo o cualquier tipo de seguro que quieran incluir en tu tarjeta. ¡Siempre revisa el listado de costos para cada tarjeta que estés pensando adquirir!

Lo ideal, por supuesto, es siempre pagar lo menos posible. Aunque en algunos casos podrá ser atractivo para tí pagar comisiones más altas a cambio de obtener beneficios que sean útiles y atractivos para tí.
Algunas otras tarjetas ofrecen eliminar la anualidad si realizas al menos una compra al mes o si gastas un mínimo establecido, ¡esta es una buena opción que puedes considerar!

Programas de recompensas y beneficios

Es importante que le saquemos provecho a nuestras tarjetas de crédito (¡y no dejar que ellas se aprovechen de nosotros!). Para volverse más atractivas, casi todas las tarjetas vienen acompañadas de un programa de recompensas y otros beneficios. La mayoría de los programas de recompensas están diseñados para devolverte un porcentaje de cada compra que realizas, algunas lo hacen a través de programas de puntos que después podrás utilizar para comprar en establecimientos o en plataformas propias de los bancos o algunas otras literalmente te devuelven un porcentaje de tus compras a través de un monedero electrónico.

Otros beneficios importantes que ofrecen algunas tarjetas son accesos a salas VIP en aeropuertos, transporte gratuito hacia o desde el aeropuerto, seguros gratuitos y servicio de concierge. Si viajas mucho, estos podrían ser beneficios atractivos para tí. Si por el contrario, no viajas mucho, te recomendamos no tomarlos mucho en cuenta.

Además, algunas otras tarjetas te permiten transferir compras a meses sin intereses o te dan beneficios al comprar en línea.

Lo importante es que identifiques cuáles beneficios son lo más atractivos y más útiles para tí y que busques la tarjeta que te los ofrece y, por supuesto, al obtenerlos, ¡sácales el máximo provecho!

Conveniencia

Este factor depende mucho de la forma que cada quien tiene de usar su tarjeta. Por ejemplo, si eres alguien que paga su tarjeta utilizando efectivo, es importante considerar la cantidad de puntos que el banco te ofrece para realizar pagos, ¡qué incómodo sería tener que batallar para pagar tu tarjeta!

Si, por ejemplo, eres alguien que prefiere estar revisando constantemente sus compras, movimientos y el estatus de su tarjeta, es importante buscar un banco que te ofrezca una buena plataforma digital, en internet o por aplicación móvil, para poder hacerlo.
La clave es encontrar la tarjeta que te ofrecerá las herramientas y características que necesitas para evitar complicaciones.

Seguridad

  • Cada vez más personas utilizamos nuestras tarjetas de crédito para comprar en línea. Sabiendo que existen algunos riesgos asociados a este tipo de compras (y, en muchas ocasiones, también a las compras en establecimientos), buscar una tarjeta que nos ofrezca herramientas de seguridad es importante. Algunas tarjetas de crédito te permiten, desde una aplicación móvil, encender o apagar tu tarjeta cuando tu lo decides o incluso generar una tarjeta de crédito temporal (asociada a tu tarjeta física) para hacer compras en línea. ¡Este tipo de herramientas te evitarán dolores de cabeza!

Como comentamos previamente, elegir una tarjeta de crédito es un ejercicio único para cada persona. Todos tenemos necesidades y requerimientos diferentes y cada quien la usará con diferentes fines. Al tener que elegir entre diferentes tarjetas, toma en cuenta los distintos factores que te explicamos y en base a eso elige la que será la mejor tarjeta de crédito específicamente para tí. Algunas plataformas como Coru (anteriormente ComparaGurú), te pueden ayudar a encontrar más rápidamente tarjetas que se alinean con las características que buscas.

Después de elegir una tarjeta, el siguiente paso importante es usarla de la mejor manera, para lograrlo te recomendamos leer los tips en este artículo de nuestro blog.